Image
Social
Facebook YouTube Twitter Instagram

Polaroid

Nade te turbe,
nada te espante.
Todo se pasa,
Dios no se muda.


Sta. Teresa de Jesús

Polaroid
Polaroid de hoy


Enlaces

Fotos Profesionales


Todos tenemos un pasado y a veces nos causa vergüenza hacerlo público… porque nuestro aspecto “no casa” con las modas actuales o por cualquier otra razón relacionada con el pudor.

En mi caso, y encima tratándose de mi historia profesional me enorgullezco de todas y cada una de esas imágenes, de todos y cada uno de esos proyectos profesionales en los que he participado, además como imagen protagonista.

Aquí veis una pequeña muestra. Desde mis inicios, allá por el año 1994, como presentador de los Informativos de Canal 37 Televisión de Alicante… hasta una serie de fotos promocionales de diferentes épocas y diferentes fotógrafos, que se destinaron a ilustrar y promocionar mi trayectoria por los diferentes medios de comunicación por donde he pasado.




Momentos de trabajo


Todos los años, en IFA: la Institución Ferial Alicantina, se celebra la Feria Jesal-Extetic. Una cita importante para profesionales y particulares dedicados e interesados por el mundo de la belleza, de la estética, peluquería, maquillaje, caracterización y todo lo que tenga que ver con el mundo de la salud corporal.

Anualmente, la organización en su jornada inaugural celebra un acto en el que se hace entrega del Premio a la Mejor Imagen del año en curso, por una carrera, por determinado trabajo o aspecto. Y en el 2012 tuve el honor de ser elegido como Mejor Imagen Televisiva por toda mi carrera profesional. Y allá que me fui acompañado por mi querida amiga (y mentora en asuntos de imagen) Belinda García, con quien aparezco en la primera foto.

Fue toda una sorpresa y un grandísimo honor. Y la preciosa escultura que veis en mis manos ahora mismo ocupa un lugar destacado en el salón de mi casa, de hecho la estoy mirando en estos momentos que escribo estas líneas.

Y quien diga que no le gusta recibir homenajes o recibir piropos… es un mentirosillo.

Eso sí, podéis imaginar quién estaba más orgullosa que yo: mi madre.